NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

Dieta sexual que nunca debes olvidar...sexo y humor


Un tipo estaba desesperado porque la naturaleza lo había dotado de un considerable trozo: ¡50cm!, y cada vez que iba a tener sexo las mujeres salían corriendo espantadas.

Un día se encuentra con un amigo y le cuenta su problema. El amigo le ofrece una solución sorprendente:

"Para solucionar tu problema tienes que viajar al Amazonas y buscar al sapito de los ojos brillantes. Una vez que lo encuentres le preguntas ¿Sapito, sapito, me chupas el pito?, el sapito te va a contestar que NO y automáticamente se te va a reducir el pito 10 cm."

Luego de una larga discusión con el amigo pensando que se estaba burlando de su desgracia este hombre decide que no tiene nada que perder y emprende su viaje hacia el Amazonas.

Una vez ahí se interna en la selva en busca del sapito de los ojos brillantes. Al cabo de varias horas de caminata y ante su sorpresa encuentra en medio de un estanque al sapito de los ojos brillantes.

Todavía medio incrédulo se acerca al sapito y le dice:

"¿Sapito, sapito, me chupas el pito?"

A lo que el sapito responde:

"NO."

Y automáticamente se le reduce el pito 10 cm. El tipo reflexiona y decide que 40 cm todavía es demasiado y por ende le vuelve a preguntar al sapito:
"¿Sapito, sapito, me chupas el pito?"
Y ante el segundo NO del sapito se le reduce el pito a 30 cm.
"Bueno," piensa este hombre, "30 cm no está nada mal pero todavía puede que sea demasiado."
Entonces decide acercarse al sapito por última vez y preguntarle:

"¿Sapito, sapito, me chupas el pito."

Y el sapito responde:

"Te dije que NO, NO y NO.". 

Moraleja... ahora el pendejo se quedó pendeja...

No hay comentarios: