NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

Niño, no te toques el pito...

No te toques la pilila
que te vas a quedar cieguito,
así me decía un día
el cura de mi pueblito.

Para nada hacia caso,
me gustaba este asunto
que cuando  lo tocaba
dejaba de estar difunto.

Crecía y me empujaba
el dedito hacia arriba
y yo seguía tocando...
¿llegara hasta la barriga?...

La abuela que me sorprende
en una grande faena...
pero niño con ese pito
se van a asustar las nenas.

Ahora a los cien años
lo miro y me causa risa
¿donde esta ese monumento
que volvía loquita a Luisa?...

Ángel Reyes Burgos

No hay comentarios: