INICIO * CONTACTO * POEMAS ÁNGEL REYES BURGOS * POESÍA ERÓTICA * IMÁGENES * REFLEXIÓN * NOVELAS * AMOR * SENTIMIENTOS * HUMOR * VÍDEOS...
PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS DE NAVIDAD EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC DE HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.
NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

HOMBRE PREPARADO


Una noche, previniendo que sería una vez más evitado por la esposa, el marido pensó en una salida.
Entró en su baño, se duchó lentamente y minutos después apareció desnudo en el cuarto.
Al percibir al marido desnudo y bien perfumado,
ella dejó caer la revista que estaba leyendo y dijo:
- “Ay, mi amor ¡Tengo un dolor de cabeza terrible!”.
En ese momento ella notó que el pene del marido estaba todo cubierto por un polvo blanco.
Sorprendida, le preguntó:
-“¿Qué es eso mi amor?”
Él respondió:
-“ASPIRINA EN POLVO, querida.
¿La quieres vía oral o como supositorio?”

CONTROL REMOTO


La señora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como él la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo.
Ella siente como su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.
En este momento, la señora está que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasión perdida por años ha regresado y le encanta sentir como su hombre apoya sobre ella todo su peso.
La enerva sentir en su nuca el aliento cálido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas, separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda en su lado de la cama.
La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta:
- ¿¿¿¿Qué pasó????
Él responde,
Yaaaaa. . ……..………
¿¿¿Ya qué, boludo???..
dice la esposa sorprendida…!!!!!!
- Yaaa duérmete, carajo, ya encontré el control remoto…!!!

JOAQUIN SABINA, OJO AL GORILA


A través de las anchas rejas
de la jaula de un bello zoo
Contemplaba un grupo de viejas
un gorila muy juguetón;
sin ningún pudor las comadres
Señalaban cierto lugar
Que como es natural mi madre
Me ha prohibido aquí citar.
Ojo al gorila

De repente se abre la puerta
de la jaula del animal
¿Cómo es posible que esté abierta?
alguien debió cerrarla mal;
El mono al verse sin grilletes
En vez de ¡Viva la libertad!
Dijo tocándose el paquete
"Hoy pierdo la virginidad".
Ojo al gorila

El guardián con gesto afligido
pensó para si "¡Santo Dios!
Es un gorila reprimido
y la culpa la tengo yo";
y todas las viejas curiosas
de que al principio les hablé
pusieron pies en polvorosa
a pesar suyo, yo lo sé.
Ojo al gorila

Incluso aquellas que miraban
al gorila como a un don Juan
fingieron estar asustadas
por aquello del qué dirán;
el fornicio les daba miedo
pero ustedes y un servidor
sabemos que el quiero y no puedo
es un suplicio mucho peor.
Ojo al gorila

Todo el mundo alocadamente
huye lejos del animal
salvo una vieja indiferente
y un joven juez sin moral;
El mono al ver el fracaso
Y que todos huyen de él
empezó a acelerar el paso
hacia la vieja y hacia el juez.
Ojo al gorila

"¡Bah!" decía la solterona
"¿cómo un mono me va a querer?
Si al menos fuese yo una mona
pero soy toda una mujer"
Y el juez pensaba insobornable
"Que el elegido sea yo
es completamente improbable"
Ya veremos luego que no
Ojo al gorila

Supongamos por un instante
que igual que el mono debe usted
elegir como dulce amante
bien a una vieja, bien a un juez;
pienso que si esta alternativa
la debiera decidir yo
la vieja, aun sin ser atractiva
sería el objeto de mi elección.
Ojo al gorila

Pero aunque el bueno del gorila
sea Tarzán haciendo el amor
por el contrario cuando cavila
da más gatillazos que yo;
con que en vez de optar por la vieja
como haríamos usted o yo
agarrando al juez de una oreja
bajo a un árbol se lo llevó.
Ojo al gorila

lo que viene después es algo
que hubiera querido contar
pero me estimo en lo que valgo
y no quiero degenerar;
basta decir que el juez gemía
y que luego empezó a gritar
como el hombre que el mismo día
él había mandado ahorcar.

Joaquin Sabina