NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

INFIERNO MEXICANO

Un hombre muere y va al infierno.
Allí descubre que hay un infierno para cada país.
Siendo mexicano malinchista se dirige a la sección de primer mundo,
Va primero al infierno alemán y pregunta:
¿Qué te hacen acá?
Aquí primero te ponen en la silla eléctrica por una hora,
luego te acuestan en una cama llena de clavos por otra hora,
y el resto del día viene el diablo alemán y te da de latigazos.

A nuestro compatriota no le gusto nada,
así que decide excursionar un poco más por los otros infiernos.

Descubre que tanto el Estadounidense como el infierno Ruso,
el Francés, el Ingles y el Chino hacen exactamente lo mismo.

Aterrorizado y decepcionado logra observar a lo lejos,
en la sección tercermundista de infiernos una fila enorme,
la gente realmente se ve muy animada a entrar a un infierno en particular...
Era el 'Infierno Mexicano'
Intrigado se apresura a llegar al final de la cola y pregunta al último de la fila:
¿Qué es lo que te hacen acá?
Aquí te ponen en una silla eléctrica por una hora,
luego en una cama llena de clavos por otra hora,
y el resto del día viene el diablo Mexicano y te da de latigazos.

¡Pero es exactamente igual a los otros infiernos!
¿Por qué aquí hay tanta gente queriendo entrar?

Porque nunca hay luz,
la silla eléctrica no sirve,
los clavos de lacama se los robaron
y el diablo viene,
firma
y se va.

VIVA MEXICO....

PACIENTE GALLEGO


 PACIENTE GALLEGO

EL PACIENTE DE LA 376. CASO REAL, 

(Ring, ring, ring) 
- Hospital Xeral de Lugo bos días. 
- Si, Buenos días, quisiera hablar con alguien que me de información sobre un paciente que está internado.
 
- ¿De qué paciente se trata? 
- Se llama Antonio Comesaña Otero y está en la habitación 376
- Un momento, le paso a enfermería. 
- Buenos días, habla la enfermera Luisa Casal, ¿en qué puedo ayudarle? 
- Quisiera saber las condiciones clínicas del paciente Antonio Comesaña Otero de la habitación 376, por favor. 

- Un minuto que voy a localizar al médico de guardia. 
- Buenos días, habla el doctor Quirós, ¿en qué puedo ayudarlo? 
- Verá doctor, quisiera que me informasen sobre el estado de salud de Antonio Comesaña Otero de la habitación 376. 
- A ver, un minuto que consulto la ficha del paciente. 
- Bueno, gracias 
- Aquí está. Veamos, hoy se alimentó bien, la presión y el pulso se mantienen estables y está respondiendo bien a la medicación por lo que mañana le retiraremos el monitor cardíaco, si continua en esta línea le daremos el alta en dos o tres días. 
- ¡Muchas gracias doctor, no sabe usted la buena noticia que acaba de darme! ¡Joder que alegría! 
- Me alegro hombre, ¿quién es? ¿Su padre?

- No, no, que va, yo soy Antonio Comesaña Otero y estoy llamando desde la habitación 376, lo que pasa es que aquí todo el mundo entra y sale del  cuarto cuando le sale de la polla, parece que hablan entre ustedes en chino y a  mí ni Dios me dice un carallo.