NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

EL Y ELLA


Él: No sé porque usas sostén; no tienes nada que poner en él.
Ella: Tú usas calzoncillos, ¿no?.

Él: Me amas solo porque mi padre me dejó una fortuna.
Ella: No, querido. Yo te amaría sin importar quien te la dejó

Ella: ¿Cómo es que vienes a casa medio borracho?.
Él: No es mi culpa; se me acabó el dinero.

Él: Cinco centímetros más y sería un rey.
Ella: Cinco centímetros menos y serías una reina.

Escrito en la pared del baño de damas:
Mi esposo me sigue a todas partes.

Debajo:
No es cierto, no lo hago.

Él: Salgamos a divertirnos esta noche.
Ella: Buena idea. El que llegue primero deja la luz de la entrada encendida.

Él: ¿Ensayamos una posición diferente esta noche?.
Ella: Buena idea; tu te paras al lado de la mesa de planchar y
yo me siento en el sofá a ver televisión.

No hay comentarios: