NO TOMES TANTOS ANTIDEPRESIVOS Y RÍETE HASTA DE TU SOMBRA

ULTIMA VOLUNTAD


Después de misa, una señora se queda sentada en una banca, llorando. El sacerdote la ve, se acerca y le dice:

- ¿Qué te pasa, hija mía?

- ¡Ay, padre! Es que mi esposo falleció anoche.

- Eso es terrible en verdad. Dime, ¿dejó un último deseo o voluntad o te dijo algunas ultimas palabras?

La señora se enjuaga las lágrimas con un pañuelo y responde:

- Pues sí, padre. Un momento antes de morir, me dijo: "Por lo que mas quieras Maria, baja esa pistola...."